[ESPECIAL] El hombre invisible: la película del 2000 «El hombre sin sombra»

Continuando con el especial de El hombre invisible, en esta novena entrega hablaremos de una de las adaptaciones más recordadas de la novela de H.G. Wells, no sólo por su estética en producción, sino por sus nominaciones a los Oscar™ y por lo increíble que fue la trama para su tiempo.

Se trata de El hombre sin sombra, la película del 2000 que dio mucho de qué hablar y aún existe en nuestra memoria no solo porque le dio un giro refrescante y necesario a la trama, sino por sus efectos especiales, que siguen asombrando aún 20 años después.

Un hombre sin sombra y sin alma

Para quienes vimos el surgir de la tendencia de ciencia ficción a inicios del 2000, recordaremos la gran actuación de Kevin Bacon como el Dr. Sebastian Caine, un brillante y astuto científico de la ingeniería molecular con graves problemas mentales y de control de ira.

Caine hace la interpretación Griffin, el personaje de la novela, y tiene muchas similitudes con este. Por ejemplo, el aire de superioridad, el poco respeto por los demás y sobre todo la soberbia. Este sin duda alguna es uno de los muchos aspectos bien adaptados de la novela clásica.

Por otro lado, Bacon tomó mucho de sus antecesores y logró crear un personaje elocuente, controlador y psicópata, que no tiene nada que envidiarle a su homólogo de la película de 1933. Para muestra recordemos la cacería humana que se da en la película y el poco o nulo sentimiento de culpa de Caine ante sus actos.

Bacon triunfa donde otros no pudieron: traer a la vida a un hombre invisible despiadado, tiránico y asesino, que sin ningún remordimiento decide usar su descubrimiento de la invisibilidad para su bien propio. Una excelente oda a su personaje en la novela clásica.

El karma no es un hombre invisible

El hombre capaz de desaparecerse a sí mismo, sufre de lo que llamamos la ley del karma: por más que lo intento, pensó y experimentó, no pudo encontrar una fórmula para regenerar su visibilidad. Este sin duda alguna fue el detonante de su locura y desesperación, donde confunde la venganza con la supervivencia.

Tras fallar el experimento militar, Sebastián en su confinamiento (esto por su propia seguridad…y la de todos vaya) planea cómo hacer pagar a los que según él le hicieron daño, dejando atrás a quien más daño, dolor y sufrimiento le hizo: él mismo.

Uno de los puntos fuertes e importantes en esta adaptación, es el implemento de usar la locura del personaje principal como eje central del conflicto de la película. Esto trae muchos recuerdos de la novela clásica, la miniserie de 1984 y por supuesto el personaje mismo del libro.

Esta película nos muestra además lo peligrosa que puede ser la mente de un hombre perturbado y obsesivo, no solo con el éxito y el reconocimiento mundial, sino con el amor no correspondido y la negativa de una mujer que vio en él lo que realmente era, un monstruo.

Una esperanza visible

Aun y con su comportamiento, Caine recibe el cariño y afecto de sus compañeros, un grupo de científicos que están a la vanguardia militar en cuanto a técnicas de invisibilidad que además desean ayudar a Sebastián a volver a su estado original, sin saber que esto les traerá mortales consecuencias.

Los actores de esta tan reconocida adaptación dan el rayo de esperanza necesario en una vorágine oscura y violenta que desata Bacon al ser liberado de su prisión. Cabe destacar el trabajo de Elizabeth Shue como Linda Mackay y Josh Brolin como Matthew Kensington. Las dos contrapartes buenas de este filme y que sin duda alguna trae la esperanza al reinado de terror de Caine.

Por otro lado, la parte de soporte actoral tiene un gran trabajo aquí, no solo por sus interpretaciones, sino por la demanda física que tenían que hacer. Dialogar, interactuar y pelear contra literalmente la nada, además de imaginar la acción-reacción de un personaje que de verdad no estaba ahí.

Ademas de esto, el desempeño en la producción deja una increíble obra maestra que aún hoy, mas de 20 años después, es recordada y que sin duda alguna, trae grandes momentos de nostalgia. Por ejemplo el uso de efectos especiales tan adelantados a su época que les valió una nominación a los premios Oscar del 2001.

Conclusiones que no se ven

Sin duda alguna, El hombre sin sombra, fue, es y será una increíble adaptación del clásico de Wells, que aunque se tomó sus licencias, supo enamorar al público. De igual forma es la precedente de nuestro tema central en el especial, la película de este año, que apunta a ser un clásico instantáneo.

Por ahora, nos queda solo imaginar qué tan demente debe ser un hombre para volverse invisible solo para probar un punto… nadie es mejor que él, pero esto lo veremos en próximas entregas del especial.

Jordan Gómez

Loco, amante del cine y la comida, a medio camino entre periodista y Vlogger, sarcástico nivel Zeus. Ratón de biblioteca, Unicornio por defecto, fiel seguidor de todo el universo de Canción de Hielo y Fuego y sus derivados, fanático de King y ex alumno de Hogwarts y pues entre ser y no ser YO SOY.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios