La ruta hacia Parabellum: John Wick 2 Un nuevo día para matar

De Norteamérica a Italia… Excomunicado

Cuando la mafia rusa fue prácticamente desmantelada por un solo hombre, sabemos quién es el señor Wick. Viggo e hijo fueron erradicados, pero a John le queda una tarea pendiente aún, recuperar su auto. Empezamos inmediatamente con una persecución a máxima velocidad y luego entra en escena otro Tarasov, el hermano de Viggo. Solo que este es inteligente, después de ver a su pequeño ejército casi muerto entrega el carro sin mayor resistencia.

¡Al fin! Paz y tranquilidad. John llega nuevamente a su hogar con el auto y un nuevo perro. Decide recostarse en su cama y descansar, hasta que suena el timbre de la casa. Aquí es donde comienza un nuevo día para matar. Abre la puerta y aparece un hombre elegante; Santino D´Antonio; un italiano mafioso de las altas jerarquías. Vemos a John como nunca lo habíamos visto, un poco asustado y pensativo.

Santino le recuerda a John el pacto de sangre que tienen, pero lo niega. Un pacto de sangre es un trato, un favor a cambio de que cuando el acreedor solicite saldar la deuda, el otro no puede negarse. Si se niega, lo matan. ¿Recuerdan que en la primera película Viggo habla de una tarea imposible que le puso a John? El señor Wick hizo un pacto de sangre con Santino D’Antonio para que le ayudara a realizar dicha tarea. Así podría retirarse para poder vivir tranquilo con Helen.

Sabe las consecuencias de negarse al pacto y busca el consejo de Winston. John desea matar a Santino pero no lo puede tocar hasta que su deuda quede saldada. Winston le da la solución: “termina el pacto con Santino y luego mátalo”. John acepta y pide a Santino la tarea, pero al escucharla queda atónito porque es matar a Gianna D’Antonio; la hermana. Después de la muerte de su padre, el lugar en la mesa de la Orden Superior le queda a ella y él quiere ese puesto.

Aquí entramos a ver la preparación de John para su misión, y vemos lo que debería tener toda secuela. “Un nuevo día para matar” toma lo mejor de su predecesora (Otro día para matar), lo implementa y lo mejora. El mundo de los asesinos se expande porque vemos: Hotel Continental en Roma, sastre para asesinos, mafia en los callejones, tienda de armas en el hotel y hasta bibliotecas para asesinos. También es interesante escuchar sobre la Orden Superior, donde están los jefes de las familias más poderosas del mundo.

John logra su objetivo a medias pues cuando llega donde Gianna esta se suicida al mejor estilo románico. Entonces, Santino manda a sus hombres a asesinar a Wick con el pretexto de “vengar a su hermana”. Santino sabe que John va tras él y se oculta en el Hotel Continental, porque ahí no pueden matar. Si alguien hace negocios dentro del hotel, este queda automáticamente excomunicado.

Finalmente, John termina el trabajo de manera definitiva sin importar las consecuencias. La muerte de ambos D’Antonio tiene consecuencias, la mafia italiana sube el contrato de matarlo a nivel internacional. Y queda excomunicado, fuera de los servicios relacionados con el Hotel Continental.

Winston le da una hora de salvoconducto a John para que busque refugio y una medalla de pacto. El termina con unas palabras fulminantes.

«Winston, avísales. Avísale a todos. Quien quiera que venga, quien quiera que sea. Lo voy a matar, los mataré a todos».

John Wick Chapter 3: Parabellum, llega el 17 de mayo a nuestros cines. Encontrarás el trailer aquí.

Eduardo Obando Ortiz

Simplemente me gusta escribir!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios