Especial cultura nórdica: "El cantar de los Nibelungos"

Especial cultura nórdica: "El cantar de los Nibelungos" Especial cultura nórdica: "El cantar de los Nibelungos"

“El cantar de los Nibelungos: el heroísmo, el amor y la venganza”

Han pasado siglos desde que “El cantar de los Nibelungos” fue descubierto como texto escrito, recordemos que los cantares de gesta normalmente pertenecían a la tradición oral, por lo tanto, son muchas las versiones que existen, pero en todas ellas esta apasionada historia nos sigue llenando de emociones, intrigas y conocimiento.

Una historia que mezcla historia, mitología y tradiciones germánicas. Podríamos pensar que se reduce solamente a la forma de crear y percibir el mundo de los nórdicos, o de los alemanes; ya que hablamos de la Epopeya Nacional Alemana. Muchos lo equiparan con “El Cantar del Mío Cid”, en España o “La canción de Rolando”, en Francia; pues estos textos medievales se encargaban de mostrar al pueblo sus valores, su historia y, por supuesto, a sus héroes.

Sin embargo, en “El cantar de los Nibelungos” nos encontramos ante una riqueza mitológica que se mezcla fascinantemente con la realidad del relato. Me atrevo a decir que esta sincronía entre mitología - realidad y entre divinidad – humanidad es lo que nos impacta como lectores, y nos emociona hasta el tuétano en cada uno de los acontecimientos del texto.

Lo más curioso de todo es que al escuchar el nombre pensaríamos que nos narran la historia del pueblo de los Nibelungos, pero no, va más allá; como todo poema épico nos relata las hazañas y aventuras de un héroe, en este caso se cuentan las andanzas de Siegfried.

Sabías que su nombre se debe al verso final de una de las tres versiones principales: “hie hât daz mære ein ende: daz ist der Nibelunge liet"  “Aquí la historia llega al final: este es el cantar de los Nibelungos”

              

Ahora bien, por supuesto que los Nibelungos tienen su participación en el relato y ese protagonismo está ligado con Siegfried, el héroe. Vamos a adentrarnos en el guapo y famoso héroe alemán y su importancia histórica.

Siegfried es un príncipe, por supuesto que como en todo texto épico el protagonista debe ser de la nobleza, que se destaca por su belleza física y su gallardía. A diferencia del Mío Cid e incluso del mismo Ulises en la Odisea, Siegfried posee características que lo convierten en un ser divino, pero humanizado.

En su juventud, el famoso héroe se enfrenta a un poderoso dragón, al cual asesina y se baña con su sangre para alcanzar la inmortalidad, sin embargo, una hoja esparcida por el viento impide que la sangre toque una zona del corazón, lo que le otorga, al estilo de Aquiles, un punto débil.

Se estarán preguntando ¿Qué tienen que ver los Nibelungos en todo esto? Después de la hazaña dragonesca de nuestro héroe, este se encuentra con  el pueblo de los Nibelungos (seres mitológicos) y los ayuda con el tesoro que poseen, el cual se encuentra en el río Rin, poco tiempo después Siegfried se convierte en el rey de los Nibelungos, ya que este los subordina.

                                

Al conquistarlos, el héroe consigue una capa (un casco en algunas versiones) en donde logra la invisibilidad, lo que le daba una gran ventaja en sus batallas y le otorga más divinidad y poder. Ya no solo es héroe de su reino, ahora es el rey de los Nibelungos…

Entonces, ¿cómo es que llega el fin del pueblo nibelungo que nos augura el título?

Pues bueno, ya saben como en toda historia heroica debe haber una amada y algunas muertes, lamentablemente…

Aquí entra en acción el rey Gunter, sus hermanos y sobre todo su hermana: Krimilda, pues nuestro querido Siegfried se va en busca de Krimilda, a quien no conoce, pero ha escuchado de sus encantos y belleza, y a partir de esto se comienzan a desarrollar las aventuras amorosas y heroicas de nuestro hermoso canto épico.

Nos encontraremos con un sinfín de valores como la amistad, la lealtad, el honor, el amor, pero también con los vicios de la humanidad que desea vengarse, que traiciona, que engaña, que ambiciona y envidia; y esto es lo que desata la tragedia y el desenlace de los Nibelungos y su tesoro.

                       

Conoceremos más personajes, más reinos, más seres míticos, a Brunhilda una ex Valquiria, que se convierte en una  figura femenina de gran importancia e interés, muchas tradiciones y más… recordemos que las respuestas de nuestro presente las encontramos en nuestro pasado, y la literatura da un gran aporte. 

El poema se encuentra dividido en dos partes: la primera es “El poema de Siegfired” en donde se nos narra desde su juventud y su vida con Krimilda, y la segunda que se compone de la venganza de Krimilda y en donde hay una interesante mezcla con la historia de Atila, el rey de los hunos.

La estructura de la épica alemana consta de 39 cantos, divididos en dos partes y los manuscritos más conocidos fueron hallados en la zona sur del área germánica. Además, hay una versión en neerlandés y por supuesto que textos en alemán y algunas traducciones.  

¿Qué pensaban, queridos lectores? ¿Que se encontrarían un resumen del gran poema épico o un esbozo de la mitología e historia nórdica? ¡No! Esto es solo un antojito, una apertura a la perspicacia y a despertar su interés para que se atrevan a leerlo, disfrutarlo, adentrarse a conocer la mitología y la percepción del mundo.

Una historia que los va a conmocionar, a transportar por todo un bagaje de emociones y cuestionamientos y un poema que sin duda se ganará su corazón ¡Anímense y disfrútenlo! No se arrepentirán.

                      

Joselyne Campos Abarca

Joselyne Campos Abarca

Colaboradora Revista Yume