¿Qué leer? Mathilda, de Mary Shelley

¿Qué leer? Mathilda, de Mary Shelley ¿Qué leer? Mathilda, de Mary Shelley

Mathilda fue la segunda novela de la autora de Franskenstein, Mary Shelley, y esa es nuestra recomendación de lectura para hoy.

 

La autora

 

Mary Wollstonecraft Goodwin nació el 30 de agosto de 1797, hija del filósofo político William Goodwin y de la filósofa y activista feminista Mary Wollstonecrat. El apellido Shelley lo adquirió al casarse con Percy Shelley, hombre que al inicio de su relación estaba casado, y cuya esposa se suicidó posteriormente.

La madre de Mary murió luego del nacimiento de la futura escritora, dejando a su padre a cargo de la niña y de su medio hermana Fanny Imlay, hija de la madre de Mary en un matrimonio anterior. Su padre decidió casarse de nuevo para que alguien le ayudara con las niñas, y se casó con Mary Jane Clairmont, a quien su hija detestaba.

 

Mary recibió una educación muy informal, pero su padre trató de instruirla en diversas materias y siempre tuvo acceso a la amplia biblioteca de la familia. Para ser mujer, Mary Shelley tuvo una educación muy avanzada para la época, contando con una institutriz y una tutora.

 

Mary y su esposo Percy tuvieron 3 hijos, de los cuales solo sobrevivió 1; Percy Shelley murió cuando Mary tenía 24 años, haciendo que la escritora pasara el resto de su vida promoviendo el trabajo de su esposo. 

Mary Shelley murió a los 53 años, se piensa que de un tumor cerebral. Si deseas conocer más sobre esta escritora, puedes leer esta nota.

 

La novela

 

La segunda novela de Mary Shelley fue escrita entre 1818 y 1819, pero no fue publicada hasta 1959, más de 100 años después de la muerte de su autora. La razón: el padre de Shelley la retuvo al hallarla demasiado escandalosa y el manuscrito tardó bastante tiempo en ser encontrado posteriormente.

 

Y no es para menos, el tema central de la novela es el incesto entre un padre y una hija, hecho que el padre de Mary vio como “desagradable y detestable”, conservando el único manuscrito de la novela para evitar la publicación de la misma.

Esta obra fue escrita en una época en la que Mary Shelley se encontraba muy deprimida por la muerte de sus dos hijos: Clara en 1818 y William en 1819. Este hecho la distanció de su esposo, algo que no ayudó a mejorar su estado de ánimo.

 

La historia es relatada por Mathilda, quien al inicio se encuentra sola en un lugar lejos de la sociedad, y que está por relatar su vida a su único amigo: Woodville. La autora hace un recuento exhaustivo de la vida de Mathilda, desde que sus padres se conocieron hasta su nacimiento y la muerte de su madre (aspecto que guarda similitud con la vida de la misma Shelley).

 

Mathilda crece con su tía ya que su padre no quiere verla, hasta que éste vuelve cuando ella tiene 16 años y por la muerte de su tía deben vivir juntos. Aquí es cuando la historia se tuerce y la vida de Mathilda cambia drásticamente.

 

Por medio de detalladas descripciones, Shelley nos relata la desesperación del personaje ante las duras situaciones que enfrenta y que la hacen tomar decisiones no muy acertadas la mayoría del tiempo, en una novela en la que el incesto, el suicidio y la muerte son temas recurrentes, algo que no es de extrañar dada la situación en la que fue escrita.

Pese a las grandes descripciones, es de aceptar que al ser una obra relatada en primera persona y solo desde el punto de vista de Mathilda, no enfatiza tanto en las acciones y pensamientos de otros personajes (su padre o Woodville), pero este hecho no quita que sea una obra llena de tragedia y sentimiento, características propias del género romántico en el que se enmarca.

 

Mathilda es una novela llena de desgracia, pero que muestra el estilo elegante y detallado de escritura que caracteriza a Mary Shelley, mediante el uso de los personajes atormentados que parecen gustarle a la autora y que convierten a esta novela en otra de sus obras más conocidas.

 

¿Has leído Mathilda? ¿Qué otras obras de Mary Shelley conoces?

 

Jurinette Barrantes Solano

Jurinette Barrantes Solano

Bibliotecóloga un poco obsesionada con la lectura; de vez en cuando se de qué estoy hablando.