Rincón extranjero: Girl from nowhere, o las tragedias de la adolescencia

Rincón extranjero: Girl from nowhere, o las tragedias de la adolescencia Rincón extranjero: Girl from nowhere, o las tragedias de la adolescencia

Antología tailandesa que en principio puede parecer bastante simple, Girl from nowhere es más que entretenimiento, es una manera de criticar la sociedad adulta por medio de las experiencias de diversos adolescentes y el mundo en que se desenvuelven día a día.

Basada en hechos reales, cada episodio inicia con Nanno, la protagonista, entrando a un colegio diferente. Allí, tratará de desenmascarar a los culpables de diversas situaciones y lograr que las víctimas de las mismas salgan avantes; o, puede llegar a manipular situaciones para que todos terminen mal. Con Nanno nunca se sabe, y eso es lo intrigante, puede que en un capítulo quiera inculpar a los profesores abusadores de sus compañeras, pero en otro lo que busque sea hacer a un compañero consciente de las consecuencias de sus mentiras.

 

Pero eso no es todo, la serie toca temas que aún pueden ser vistos como tabú por varias personas, pero que son el diario vivir de muchos jóvenes: el sexo en la adolescencia, el embarazo, el bullying, el acoso, el suicidio y las violaciones son una constante en cada capítulo de esta serie, que utiliza casos de la vida real modificados con un poco de magia y fantasía para generar conciencia y marcar una crítica a problemáticas que se dan a nivel mundial y que en ocasiones no son abordadas adecuadamente por padres de familia o profesores.

Nanno es un personaje enigmático y misterioso, siempre en control de la situación y de quien no sabemos sus verdaderas intenciones hasta que el mundo empieza a arder y todos empiezan a enloquecer. Es entonces cuando surge con su risa molesta e incómoda que hace que las personas se desesperen, lo que ocasiona su muerte varias veces (si, Nanno además es inmortal). 

 

Una ventaja de la serie es que cada capítulo tiene un director diferente, lo que da diversos puntos de vista y da una sensación de frescura aunque varios capítulos tiendan a repetir algunos estereotipos: las mujeres celosas de otras más bonitas, los hombres acosándolas, estudiantes salvándose de sus castigos por tener padres adinerados.

 

Cabe destacar que cada capítulo se graba en una locación diferente, lo que incluye nuevos actores y uniformes, dando a entender que la serie cuenta con un gran presupuesto; la única actriz recurrente es Kitty Amatayakul, quien encarna de manera magistral a la enigmática chica nueva, y que demuestra estar muy a gusto con su papel y la serie en la que participa: “Girl from Nowhere tiene una historia única, algo completamente nuevo para un programa de televisión tailandés. Es valiente en la forma en que aborda temas como los problemas de los adolescentes y el acoso escolar. También hay un elemento de feminismo. Las mujeres ya no están dispuestas a ser víctimas y están preparadas para luchar”.

Girl from nowhere es una manera de llamar la atención de la sociedad, en la primera temporada, la serie busca justicia para 13 víctimas reales de las diversas situaciones que vemos en cada uno de los capítulos; es una serie que muestra el mundo tal cual es, cruel y difícil, que no trata de disfrazar la verdad y tiene escenas fuertes, reforzada por un personaje del cual en realidad no sabemos nada. Es una serie que muestra el lado más oscuro de las personas, y que también fue un desafío para su protagonista.

 

“[Nanno no es un fantasma], pero no es realmente humana. Es como la hija de Satanás o la serpiente del Jardín del Edén que viene a la Tierra para dar frutos prohibidos a los humanos. Ella está aquí para probar cuán malvados pueden ser los humanos. [...] Me tomó mucho tiempo entender al personaje y retratarla de una manera creíble. Ella no es humana, por lo que no tiene sentimientos como la empatía o la culpa. Tuve que usar mi imaginación para averiguar cómo se comportaría alguien así.”

 

La primera temporada salió en el 2018 y la segunda este año. Aunque se distancia un poco de lo que vimos en la primera, no deja de ser intrigante, especialmente por mostrar otra antagonista, pero repitiendo la fórmula que dio éxito a la primera entrega: denunciar al malvado y ayudar al indefenso. El final de esta temporada da a entender que podría haber una tercera, algo que solo el tiempo nos confirmará.

Por ahora, dale la oportunidad a esta serie tailandesa que da mucho de qué hablar en los 21 capítulos que tiene y que puedes encontrar en el servicio de streaming Netflix.

 

Jurinette Barrantes Solano

Jurinette Barrantes Solano

Bibliotecóloga un poco obsesionada con la lectura; de vez en cuando se de qué estoy hablando.