Tarantino #2: Pulp Fiction

Nadie mata a nadie en mi lugar de trabajo, excepto yo.

¡Oh, si! Dos años después de Reservoir Dogs, llega Pulp Fiction. La obra más alabada de Tarantino. Al punto que, ya es considerada de valor cultural e histórico para la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Además de ser agregada al National Film Registry.

Y bueno, su fama no es solo humo. Realmente es una obra maestra. Empezando por su narración no cronológica de varias historias, pasando por unos diálogos exquisitos que nos dan a conocer a los personajes sin que nos demos cuenta. Y una buena dosis de violencia y crimen organizado, la hacen una película que se puede repetir y repetir sin cansancio.

Entonces, ¿qué se siente al matar a un hombre con las manos desnudas? Es un tema que me interesa mucho.

La consolidación del director

Pulp Fiction es un visionado a un microcosmos cinematográfico tan bien presentado, que hoy en día el filme es toda una referencia de la cultura pop. Aquí Tarantino se consolida, y además remarca su estilo «pulp» es decir un estilo nada refinado y que es atractivo para las masas.

Cada escena por sí sola es hipnótica, ya sea si hablan de hamburguesas o de robar la cafetería donde se encuentran. Basta un solo monólogo para darle profundidad y credibilidad a las acciones de un personaje. Existe el atrevimiento de elaborar una tremenda casualidad que termina en un poco probable -aunque siempre creíble- viaje al mundillo sadomasoquista, que trae como consecuencia un giro totalmente orgánico dentro de la historia que jamás pensamos que sucedería. Pero que, desmitifica la superioridad aparente de uno sobre otro y ofrece una redención violenta (dentro de los parámetros taarantinescos) a otro.

Llena de personajes excéntricos, crueles, altaneros, pero muy humanos. Por eso funciona Pulp Fiction. Tarantino no eleva a sus personajes por encima de cualquier otra persona. Al contrario, los envuelve en un aura de cotidianidad a veces hasta sencilla o vulgar. ¿Son buenas personas? No. Pero tampoco son lo contrario.

No hay escena con su musa que no recordemos. Desde el regreso oficial de Travolta en la escena del baile, hasta uno de los momentos mas tensos en la historia del cine (así de bueno) cuando la joven debe ser revivida de un jeringazo. Y ni que decir del largo diálogo bíblico que dice con tanta convicción el personaje de Samuel L. Jackson.

Un filme sangriento, repleto de lenguaje soez, drogas y personajes de acciones despreciables, se colocó al lado de los grandes clásicos de cualquier época. Por algo será.

La próxima película de Tarantino, Once upon a time in Hollywood, se estrena en cines de Costa Rica en agosto próximo.

Michael Vargas

Para mas noticias y opiniones sobre cine y series sígueme en Facebook como MichaelVargas023. Twitter como Michael_Vargas_ y en Letterboxd como Mike_VF

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios