Reseñas Videojuegos

Reseña: Unicorn Overlord (Nintendo Switch)

Vanillaware está de regreso.

El buen Vanillaware, ya hacía falta que lanzaran algo nuevo después de traernos en 2019 el aclamado 13 Sentinels: Aegis Rim. Pero hay que ser honestos en algo, los juegos de Vanillaware no son para todo el mundo, son juegos realmente de nicho que, generalmente, es entre los fans del estudio y de este estilo de juegos que terminan atrapándonos y gustándonos.

Es justo eso lo que ocurre con Unicorn Overlord, es un juego que tiene muchísimo carisma, un estilo de arte realmente hermoso, una historia densa y con mucho texto que solo a los verdaderos fans de los JRPGs y japonesadas nos puede gustar. ¿Y por qué he hecho tanto énfasis en esto? Justamente por lo que dije en el primer párrafo, no es un juego para todo el mundo, pero sin duda para los fans de Vanillaware este juego se puede considerar una nueva joya del estudio y un must-play que nos sacará horas de horas de diversión.

Tocaré brevemente la historia, ya que me parece que es algo visto en otros juegos pero que de igual forma es mejor descubrir por uno mismo. En la historia tomaremos el papel de Alain, príncipe de Cornia, mientras huye del traidor y general Valmore, quien se ha levantado contra la familia real. En el juego recorreremos un mundo amplio y podremos formar un gran ejército con más de 60 personajes únicos, mientras nos haremos famosos entre las las cinco naciones del mundo.

Comencemos con la jugabilidad, y aquí es justo donde Vanillaware siempre ha brillado frente a otros estudios. Uno de los primeros juegos que conocí y jugué de ellos fue Muramasa: The Demon Blade. En esa época solían lanzar juegos un poco más seguido, por lo que fue fácil devolverme y probar también GrimGrimoire y Odin Sphere, dos juegos que incluso fueron relanzados en generaciones actuales. Algo que siempre ha destacado de ellos es su versatilidad con la jugabilidad y los géneros, aunque siempre dentro del RPG, por lo que Unicorn Overlord al principio me pareció curioso como es, básicamente, un RTS que se juega en “piloto automático”. Claro, podremos controlar algunos elementos del campo de batalla, especialmente la forma en que nuestras unidades están formadas o sus posiciones, pero tendremos la libertad de enviarlos a atacar y en las “proyecciones” de los movimientos elegir si cambiar a una u otra de posición, o bien proceder con el ataque.

Justo es aquí donde Unicorn Overlord puede ser un juego apto para todos los amantes del género de los JRPGs, o bien más adecuado para un jugador que ame los RTS o SRPG. De hecho, se me hizo muy similar la jugabilidad a Fire Emblem, solo que sin el tablero y con acciones más a tiempo real donde debemos pensar en estrategias sobre el ruedo. De hecho, el sistema de proyección de movimientos y daños es útil, ya que al decidir las acciones por realizar, podremos ver de qué forma se moverán las unidades, cómo atacarán, a quién atacarán o serán atacadas primero y cuánto daño haremos o recibiremos. Todo esto nos ayudará a predecir los movimientos de combate y elegir las mejores unidades para cada acción.

Es así como las unidades, o bien equipos de unidades, las podremos armar según lo que necesitemos lograr a la hora del combate. Cada unidad tendrá sus propias habilidades pasivas, las cuales se activarán según las acciones que se realicen en el combate, por lo que es importante balancear los equipos de hasta 4 unidades; sin embargo, en algunos casos las unidades individualizadas o parejas podrán ser un poco más útiles, no necesariamente debemos armar siempre equipos de hasta 4 unidades. Este aspecto me pareció curioso, ya que conforme avanzamos en la historia, la cual también se mueve de forma automática, podremos reclutar a nuevos personajes para nuestro ejército y de esta forma lograremos equipos aún más balanceados.

Para finalizar con el análisis a nivel de jugabilidad, ya que siento que me extendí pero eso es por que aquí es donde más brilla Unicorn Overlord, cada combate se regirá por condiciones de victoria o derrota. Claro está, hay condiciones o acciones adicionales dentro de los combates, pero lo importante siempre será tener en mente cuál es la condición de victoria requerida, ya que podríamos ponernos muy creativos a la hora de combatir y olvidarnos de esa condición lo que fácilmente nos hará perder. Las condiciones de victoria son realmente variadas, ya que pueden ir por tiempo, capturar algún puesto, derrotar a cierto enemigo, etc. Como te digo, siempre ten en mente cuál es tu condición de victoria y trata de ir primero por ese objetivo.

Una comparación graciosa a la que podríamos someter a Unicorn Overlord es con Pokémon, ya que en el juego de forma literal lo que hacemos es ir por el mundo capturando aliados y unidades que nos vayan a apoyar en nuestra historia de liberación. Además, en el juego las relaciones que forjamos con los personajes también tienen su relevancia, por lo que es muy importante trabajar en las mecánicas sociales del juego, especialmente por que hay algunas partes de la trama que dependen 100% de quién elijamos como compañera para Alain. En este aspecto también es muy similar a lo visto en Fire Emblem, donde será importante pasar tiempo con los personajes jugables y así forjar relaciones más fuertes con ellos; podremos ir a comer, a alguna cita, darles regalos incluso; y de esta forma tendremos la posibilidad de aumentar los corazones en cada uno de llos, para así desbloquear escenas adicionales.

El otro aspecto más destacado de Unicorn Overlord y por lo que Vanillaware siempre brilla es su aspecto gráfico. Desde que probé el primer juego de este estudio y hasta la fecha, ninguno de ellos me ha defraudado por los hermoso gráficos y sprites de personajes. De hecho, jugar a Unicorn Overlord es visualmente igual que probar cualquier juego clásico del estudio, es un estilo de arte colorido y con personajes que no se pierden. En este juego se mantiene igual, algo que me alegra ver de Vanillaware ya que su calidad solo ha mejorado con los años gracias a las nuevas técnicas de desarrollo y a los motores gráficos actualizados; las animaciones en el juego son sencillas aunque muy fluidas, con personajes bastante únicos y carismáticos que se distinguen fácilmente entre sí. Es sencillamente otro juego de Vanillaware y es un estilo de arte precioso que no se pierde; muchos han tratado de imitarlo con buenos resultados como Super Neptunia RPG, pero nada se le va a acercar al original.

En este caso el juego nos presenta un mundo 2D bastante vivo con escenarios bastante profundos y acciones que aparecerán en el mapa. De hecho, en el mismo mapa podremos ver dónde están las batallas y las unidades que aparecerán en el combate; pero un aspecto que quiero destacar es que no estamos tan ligados a una progresión lineal, donde el mismo juego nos permite explorar sus continentes en el orden que queramos, siempre y cuando tengamos los recursos para llegar claro está. Para ser un juego que se juega en “piloto automático”, nos da incluso la opción de ir contra el jefe final desde el inicio, aunque eso alterará el final que veremos por lo que te recomiendo que mejor continúes la historia con normalidad.

La ambientación del juego no sería lo que es de no ser gracias a su música y banda sonora, la cual es sencilla pero mantiene un buen ritmo según las situaciones que estamos viviendo. El juego se puede describir como una fantasía épica de disputa entre dos reinos, por lo que la orquesta hace muy buen trabajo por ese lado, dándonos ese sentimiento épico y de emoción que el juego requiere. Pero a este punto de la historia de Vanillaware me parece que no está de más recordar que el estudio también sabe combinar muy bien la música con todo el mundo que crearon. Finalmente, las actuaciones de voz, tanto en inglés como en español, son de destacar y le da muchísimo valor al resultado final con Unicorn Overlord.


Veredicto

Unicorn Overlord es un juego que a futuro se va a considerar otro clásico de culto. Para los amantes del trabajo de Vanillaware sin duda estamos ante otra de las grandes obras del estudio y te aseguramos que sea cual sea la cantidad de horas que le metas al juego, van a estar sumamente justificadas. El juego te evoca un sentimiento de mucha nostalgia y no está para más decir que realmente se siente como un título retro que envejeció muy bien, pero es justo eso lo que Vanillaware siempre logra con sus juegos, son joyas atemporales y que, eventualmente, vas a terminar jugando o rejugando varias veces.

Me gustó bastante que Unicorn Overlord sabe construir una historia que, aunque es simple y bastante común en el género, logra meter al jugador como un protagonista más y no un simple expectador. Ahí es donde está la diferencia con otros juegos similares, ya que la historia te puede parecer algo cliché al principio, pero la forma en que se desarrolla y nos ponen a jugar hace la diferencia para volver la experiencia aún más disfrutable.

Información importante: reseña realizada gracias a un código para Nintendo Switch facilitado por ATLUS y SEGA.

Sigue a Revista Yume en Instagram, TikTok y Facebook.

Avatar

Daniel Zúñiga

About Author

Coleccionista de juegos y amante de Japón. Fundador, director y creador de contenido para Revista Yume.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará

Videojuegos

“Shin Megami Tensei 4: una dulce pesadilla”

Uno de los mejores juegos lanzados durante el 2013 para nuestra queridísima Nintendo 3DS sin lugar a dudas ha sido
Videojuegos

“Black Rock Shooter: The Game” – Un poco del por qué…

Quizá muchos de nuestros amigos y familiares se han hecho una pregunta muy común que tanto Warner como yo hemos